¿Entiendes la importancia de activar y desarrollar tu pensamiento crítico reflexivo?

Pensamiento crítico-creativo

¿Entiendes la importancia de activar y desarrollar tu pensamiento crítico reflexivo?

Pensamiento crítico: una soft skill que debes desarrollar.

Los desafíos de la economía digital hacen del pensamiento crítico una soft skill imprescindible, y que debes desarrollar.

¿Por qué?

Porque el pensamiento crítico te ayudará a resolver problemas, a ser más analítico, a clasificar mejor la información, a ser más curioso, a querer investigar y saber más, además de ayudarte en tu desempeño socioemocional.

El pensamiento crítico te hará una persona más autónoma y un mejor ciudadano, con valores y capacidad para resolver problemas y mejorar la realidad.

Porque vivimos en una época en la cual las previsiones respecto al conocimiento intelectual y material se han visto desbordadas.  Y sin el pensamiento crítico reflexivo podrías  dejarte llevar por prejuicios, supersticiones, dogmas, o fanatismos; o podrías caer en manos de charlatanes, de falsos profetas o manipuladores. 

La era de la posverdad.

Desde los tiempos de Gutenberg, las personas nunca hemos tenido tanto conocimiento a nuestro alcance. Un conocimiento que podemos aplicar en nuestra vida para mejorar nuestro talento y  prosperar.

Siempre que ese conocimiento sea verdadero.

La verdad es el cimiento sobre el que se sustenta la sociedad del conocimiento. Una verdad que ha sido construida salvando grandes dificultades, a lo largo de siglos, gracias a instituciones y procedimientos rigurosos, que la han establecido, descrito y difundido.

La verdad es la base de la justicia; y la justicia lo es del Estado de Derecho. La confianza es otro ingrediente fundamental.

Y sin embargo, la actual disponibilidad de medios, y su bajo coste, posibilitan que cualquiera pueda distribuir todo tipo de hechos, pensamientos o ideas, sin atenerse a los costes y exigencias de los procedimientos que nos han conducido a la verdad.

Resultado: la posverdad compite con ventaja, resquebrajando la verdad y la confianza.  Y pone en peligro a la sociedad del conocimiento utilizando emociones y pensamientos sin fundamento.

Es más fácil engañar a la gente que convencerlos de que han sido engañados.
Mark Twain

¿En qué momento ha dejado de tener valor la verdad?

La tecnología posibilita que la posverdad campe por el espectro electromagnético, construyendo una realidad alternativa; realidad que recorre el mundo de extremo a extremo, haciéndose universal al instante. Ahora una opinión, y el tamaño del altavoz con que se emite, vale más que un hecho.

Esa tecnología, unida a la pereza intelectual y la falta de pensamiento crítico, facilita la distribución de todo tipo de informaciones falsas. Algunos expertos, como el filósofo y humanista, A.C. Grayling afirman que la posverdad ataca al «tejido mismo de la democracia».

Falta un ingrediente más para entender el éxito de la posverdad: la predisposición a aceptar las informaciones que se ajusten a nuestras opiniones. Otra razón más para ejercitar el pensamiento crítico.

Como nada es más hermoso que conocer la verdad, nada es más vergonzoso que aprobar la mentira y tomarla por verdad.
Marco Tulio Cicerón

Pensamiento crítico reflexivo, ¿practicamos?

Hace poco asistí a una conferencia teatralizada sobre liderazgo, cambio y personas. Utilizaron un ejemplo clásico de liderazgo: la expedición Imperial Transantártica de Shackleton i el Endurance.
Enseguida empecé a sentirme incómodo; en primer lugar porque siempre se habla del líder carismático y visionario, y casi nunca se habla de otros tipos de liderazgo, como el multiliderazgo. En segundo lugar, porque se tiende a dar una imagen idílica de Shackleton, como líder (que lo fue). 

Me parece injusto atribuirle a Shackleton el mérito de salvar la vida de sus hombres, cuando en realidad fue él y sus decisiones equivocadas quien los puso en peligro.  No se habló del capitán Frank Worsley, un marinero y explorador neozelandés, sin el cual ni Shackleton ni sus hombres habrían sobrevivido. Aunque la historia lo cuenta todo de otra manera.

Reflexionando, me vino a la mente la cantidad de informaciones que damos por válidas sin apenas pensar, sin contrastarlas. Os invito a que realicéis la prueba con algo básico:

¿Quién fue el descubridor de América?
¿Y el del teléfono? ¿La radio?

Si tus respuestas han sido las tradicionalmente aceptadas lamento decirte que todas ellas son erróneas. Y a pesar de ello se consignan en los libros de consulta, se repiten en las aulas, en seminarios,  y se divulgan en los medios de comunicación.

Empecemos con el descubrimiento de América.
Los libros dicen que fue Cristóbal Colón, un 12 de octubre de 1492. Lo cierto es que en 1960 se descubrió un lugar, en la punta más septentrional de Terranova (Canadá), L’Anse aux Meadows, que fue reconocido por los arqueólogos como un asentamiento vikingo.
Posteriormente, en 2016, un equipo científico dirigido por la arqueóloga espacial Sarah Parcak descubrió vestigios de un segundo asentamiento vikingo, situado en un promontorio en Point Rosee, en el extremo occidental de la isla de Terranova.  Es decir, los vikingos realizaron varios viajes al continente americano, alrededor del año 1000.

Sigamos con el inventor del teléfono.
No fue Alexander Graham Bell, sino Antonio Meucci en 1871. Lo denominó teletrófono y no llegó a formalizar la patente a causa de dificultades financieras (cosa que sí hizo Bell). La injusticia fue corregida por el Congreso de los Estados Unidos en el año 2002, reconociendo a Antonio Meucci como el verdadero inventor.

Turno para el inventor de la radio.
No fue Guillermo Marconi sino mi admirado Nikola Tesla, tal como reconoció el Congreso de los Estados Unidos en 1943. De hecho, Tesla inventó los fundamentos para la transmisión de radio mientras que Marconi se aprovechó de diecisiete de sus patentes.

El pensamiento es la semilla de la acción.
Ralph Waldo Emerson

Reflexionando, que es gerundio.

De acuerdo, a veces un invento puede tener varios padres; en otras, su origen es diverso y complejo, lo que dificulta su adjudicación a un único autor.  Para acabar de complicarlo, se tiende a simplificar las cosas asignando un invento, una tecnología o incluso un movimiento completo a una sola persona o empresa.  Y lo cierto es que muchos avances fueron alcanzados por sus inventores subiéndose a «hombros de gigantes». 

En otras ocasiones sucede lo contrario, alguien más inteligente, con más visión o dinero, es capaz de obtener rendimiento de la idea de otro; que se lo pregunten a Edison.

Reflexionemos sobre otros hechos.

¿Cuál es la verdad sobre la caída de las torres gemelas de New York?

¿La que establece el informe oficial? Un informe que señala como responsable al impacto y al calor producido por el combustible de los aviones;  algo que va contra las leyes más básicas de la física, y que un cálculo de estructuras puede rebatir. O la que explica Arquitectos e Ingenieros por la Verdad Sobre 11-S, una organización sin ánimo de lucro que aglutina a más de 2.000 ingenieros y arquitectos de Estados Unidos, que solicitan una nueva investigación oficial para unos hechos que cambiaron el mundo. 

Fue un acontecimiento brutal que millones de personas pudimos presenciar en directo.  Lo vimos, pero no reflexionamos sobre lo que estábamos viendo.

¿Es cierto que Hitler llegó al poder mediante una elección libre y justa?

Según algunos medios de comunicación así fue.  El New York Times, por ejemplo, publicó un artículo titulado » How democracy produced a monster» donde utilizaban a Hitler y al partido nazi para alertar sobre los peligros  y la «fragilidad» de la democracia.   Algunos políticos europeos han utilizado estos mismos argumentos con fines políticos y propagandísticos.

En realidad, el hecho en que se basan simplemente no es cierto.  Hitler y los nazis perdieron las dos elecciones celebradas en el año 1932. Fue Hindenburg quien decidió nombrarle canciller, a principios de 1933.  Por tanto, fue una negociación al margen de los resultados de las elecciones.  Es cierto que los nazis ganaron otras elecciones posteriores (cuando ya estaban en el poder), pero lo consiguieron empleando una propaganda desmesurada, matones violentos en las urnas, acosando y atemorizando a la gente, y papeletas trucadas (además de aprobar una Ley de emergencia y restringir las actividades de los partidos políticos (también detuvieron a muchos líderes comunistas).  Y a pesar de todo, sólo obtuvieron un 42% de los votos.  Y es que, como decía Göbbells, «una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad«.

¿Es cierto que Sócrates odiaba la democracia?

Lo cierto es que lo que el padre de la filosofía sostenía era que votar en unas elecciones es una habilidad y, por tanto, que debe educarse a los ciudadanos para que la desarrollen. Permitir que las personas voten sin la formación e información adecuada es de irresponsables.   Votar exige una reflexión racional y profunda sobre lo que se vota.  De no hacerlo, las personas pueden caer en manos de demagogos o populistas que exploten su necesidad de respuestas fáciles.  La democracia es tan efectiva como el sistema educativo en que se desenvuelve.

Por esa razón muchos prefieren mantener a las personas en un estado de perpetua inmadurez.

Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad.
Joseph Goebbels

Pensamiento crítico, educación e innovación.

¿A dónde nos lleva todo esto? ¿Qué conclusiones podemos extraer?

Pues varias.

La primera, es que parece que el ideal socrático no interesa en esta sociedad obsesionada en la persecución del crecimiento económico y del placer inmediato. La verdad ya no importa, sólo ser elocuente y persuasivo. El storytelling sirve para formatear la mente de las personas a través de las emociones, construyendo una ficción al margen de la realidad. El problema es que hay mucha gente a la que les da igual la verdad.  La posverdad no es más que un invento para poder mentir descaradamente. 

La segunda, es que no debemos creer a pié juntillas todo aquello que nos digan, ya sea tu profesor, tu jefe o el gurú de turno. No importa que «se haya hecho así toda la vida» o que lo dicte «el sentido común». Ya sea como estudiante, como empleado, como emprendedor o como ciudadano, debes desarrollar la habilidad de pensar críticamente. Debes poner a prueba todo aquello que lees o escuches, teniendo presente la solidez de los razonamientos, la exactitud de los hechos y la precisión del juicio. Porque si no lo haces corres el riesgo de convertirte en una persona (y en un ciudadano) crédulo, desinformado e irreflexivo, que acabará tomando decisiones equivocadas, tanto para sí misma como para su comunidad o país.  Peor aún, no hacer un examen crítico de ti mismo puede convertirte en una persona demasiado influenciable i manipulable. 

Aunque es cierto que el pensamiento crítico no te garantiza una vida plena o de éxito económico, sí que te ofrece las herramientas y la posibilidad de que así sea.

Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde.
Francis Bacon

La tercera conclusión tiene que ver con la innovación.  Me explicaré.  Cuando eres capaz de evaluar tu pensamiento, tus problemas, así como tus fortalezas y debilidades estás aprendiendo a pensar, a evaluar datos y transformarlos en información valiosa.  Todo ello te permitirá incrementar tu habilidad para identificar y rechazar ideas y conceptos erróneos o falsos. Y este proceso reflexivo es la génesis de nuevas ideas que, al ser contrastadas mentalmente con la realidad,  dan origen a nuevas interpretaciones, a nuevos conceptos e innovaciones.

Pensamiento crítico y humanismo.

En el mundo empresarial y en el contexto actual, la creatividad y la innovación son factores críticos de éxito, y la diferencia entre seguir adelante o desaparecer del mercado.

Y a pesar de todo, a pesar de conocer la importancia de la educación humanista para el fortalecimiento de la capacidad de imaginar y de la independencia de criterio (la base para una cultura innovadora) vemos como desaparece de las aulas y de las empresas. En algunas, perciben el espíritu crítico como algo a aniquilar; parece que quien lo ejerce sea una persona negativa o excesivamente crítica. Todo lo contrario, tener espíritu crítico no solo es positivo sino que proporciona las herramientas y la capacidad para enfrentarse a lo desconocido. Este tipo de empresas aplica una estrategia conservadora basada en un funcionamiento rígido, en base a experiencias pasadas, sin apenas espacio para los cambios y, por tanto, para el pensamiento crítico y creativo.

Las empresas deberían fomentar el pensamiento crítico-creativo entre sus empleados, y especialmente entre sus directivos. Es una habilidad imprescindible no ya para ejercer el liderazgo, sino para enfrentarse a la complejidad del contexto actual, al vértigo de la expansión tecnológica, al aluvión de conocimientos nuevos, al caos, a la disrupción.

Desgraciadamente hay muchas personas cuya visión es la de hacer prescindible la capacidad de las personas de pensar, argumentar y comunicar (valores clave para la democracia). Una visión que no busca el bien común.

En los próximos años vamos a enfrentarnos a decisiones muy difíciles, sobre temas complejos; decisiones que determinaran nuestro futuro. Por favor, reniega de aquellas mentiras que te dan la razón; párate y reflexiona sobre las evidencias.  Utiliza tu pensamiento crítico.

Estoy deseando saber lo que piensas.

José Velategui Ródenas

Editor de onthecorrectside.

Sales & Marketing manager.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Sin comentarios

Escribe un comentario

Nos gustaría conocer tu opinión
Por favor, procura que tus comentarios guarden relación con esta entrada

Te informamos que los comentarios están moderados y, por tanto, no aparecen en la página al ser enviados. Te rogamos que respetes a los demás lectores evitando las descalificaciones personales, los comentarios poco educados o fuera de contexto. Colabora por favor, a crear un ambiente agradable y positivo, donde todos podamos comentar sin temor al insulto o a la descalificación personal.

Utilizamos "cookies" propias y de terceros para elaborar información estadística y mejorar la calidad de los contenidos. Si continua navegando acepta su uso. Puede cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información consultando la " política de cookies".

ACEPTAR
Aviso de cookies